Cloud computing

Introducción a cloud computing: la famosa nube

La «nube» es parte de nuestro vocabulario hace ya varios años. Podemos definirla como una serie de servicios y de software que corre sobre Internet en vez de en nuestras propias computadoras. En este post compartiremos una introducción a cloud computing, el nombre por el cual se conoce más comúnmente a la nube. En publicaciones posteriores veremos cómo Linux facilita todo esto.

¡La demanda de profesionales con conocimientos sólidos de cloud computing es altísima!

Introducción a cloud computing
Introducción a cloud computing

Introducción a cloud computing

Para entender mejor el concepto de cloud computing, podemos detallar los siguientes tipos de servicios o modelos:

1) IaaS (Infrastructure as a Service) se trata de una infraestructura que permite proveer máquinas virtuales. Sin embargo, IaaS va más allá del concepto de virtualización ya que también contempla la posibilidad de proveer escalabilidad. También incluye más funcionalidad que puede agregarse fácilmente bajo demanda. Por ejemplo, firewalls, balanceadores de carga, direcciones IP. Los ejemplos más conocidos de esta categoría son Microsoft Azure, Amazon EC2, y OpenStack. Este último será el enfoque de posts posteriores. También veremos que OpenStack puede llegar a extenderse más allá de IaaS.

2) En el caso de PaaS (Platform as a Service), un determinado proveedor brinda:

  • servidores,
  • acceso a red,
  • un sistema operativo, y
  • todo lo que sea necesario para hospedar una aplicación. Generalmente se incluye un servidor web y de base de datos, y a menudo también un entorno de programación para desarrollos.

3) Finalmente, en SaaS (Software as a Service) se brinda acceso a una aplicación que se ejecuta en Internet. Google Apps, Office 365, y Dropbox son algunos ejemplos. Este modelo es quizás el más reconocido y el que más se asocia generalmente con el concepto de cloud computing. Sin embargo, existen aplicaciones locales que nos permiten acceder a estos servicios. Esa es la razón por la que borrar una foto «compremetedora» en un dispositivo no nos asegura que ha desaparecido por completo.

En este link podemos acceder a una comparación (en inglés) de estos tres modelos.

Espero que este post les haya resultado interesante y aclaratorio. ¡Nos reencontraremos en el próximo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *