Telnet: protocolos en el recuerdo

El título de este post nos da una idea tanto del tema como del estado del mismo en la actualidad. Telnet (abreviación de Telecommunication Network) es el nombre de un protocolo de red que nos permite manejar un equipo de manera remota, y también es el nombre del programa que utilizamos para realizar esta tarea.

Historia y características distintivas de Telnet

A diferencia de SSH, este protocolo no cifra los datos mientras son transmitidos, sino que los mismos «viajan» en forma de texto plano. Principalmente debido a esta vulnerabilidad, y al hecho de que este protocolo no provee ninguna manera de que dos equipos puedan verificar su identidad entre sí, no se aconseja utilizar Telnet para conectarse a un equipo remoto. Sin embargo, cuando el protocolo fue desarrollado (década de 1960), la conectividad en red estaba disponible solamente en instituciones académicas o agencias gubernamentales. Debido a que ninguna persona ajena a estos establecimientos tenía acceso a los equipos de cómputo, no surgió la necesidad de dedicar tiempo, esfuerzo, ni recursos a realizar el cifrado de datos. Esa posibilidad llegaría más tarde con SSH al ampliarse el tamaño y el alcance de las redes informáticas.

¿Qué hacemos con Telnet entonces?

Veamos algunas razones por las que estamos hablando de este tema aun cuando se trata de un protocolo inseguro y prácticamente en desuso:

1.- Si detectamos que un sistema que estamos por administrar utiliza este servicio (el cual, dicho sea de paso, escucha en el puerto 23 de TCP), debemos considerar seriamente eliminarlo y reemplazarlo por SSH. Para verificar este punto podemos utilizar el comando netstat junto con grep como vemos en el siguiente ejemplo:

netstat -npltu | grep 23

o

netstat -npltu | grep telnet

2.- El programa telnet nos permite verificar la respuesta de un servicio de red que escucha en un puerto dado en el sistema local. Aunque trataremos ese tema más adelante, veamos cómo testear la respuesta del servidor web (puerto 80) que está corriendo en nuestro equipo local (localhost):

telnet localhost 80

En la Fig. 1 podemos ver la respuesta del equipo remoto ante el intento de conexión anterior:

Testeando la respuesta del servidor web mediante telnet
Figura 1 – Testeando la respuesta del servidor web mediante telnet

Como podemos ver, la conexión se estableció, lo que nos da una idea de que el servidor web está atendiendo peticiones en el puerto 80 de localhost.

Es importante aclarar que hay otras maneras de chequear la respuesta de un servicio de red además de utilizar telnet. Solamente la presentamos aquí como ilustración del tema que hoy nos ocupa.

Para no perderse futuros posts, no olviden suscribirse al blog!

¡Hasta la próxima!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.